Archivo de la categoría: Apple

¿Error de redacción o despiste?

¿Error de redacción o despiste?

Aparece esto en la página de El Tiempo:

La otra gran novedad de la presentación de Jobs fue la esperada llegada de la nueva Apple TV, también conocida como iTV 1, el receptor digital multimedia lanzado por la compañía en 2006 como un “hobby” en palabras del consejero delegado.

¿Apple TV también conocida como iTV? La última vez que Apple la llamó así fue el 12 de septiembre de 2006 en una conferencia de prensa en la que la mostró como un trabajo en desarrollo. Lo demás no fue más que una serie de rumores que apuntaban a que Apple rebautizaría su hobby como iTV, algo que como ya se sabe no sucedió.


  1. El énfasis es mío. ↩

Anuncios

La paradoja de los Macs

16F5E5E0-4004-4646-A308-9E126794DEA2.jpg

A menudo se ve en la web, y se escucha decir por varios usuarios y/o vendedores, que un Mac es mucho mejor que un Windows —prefiero esta distinción a la de Mac y PC dado que estrictamente hablando, un Mac es un PC— porque el sistema desarrollado por Apple es quizás mucho más intuitivo y fácil de usar que su contraparte de Microsoft. Sin embargo, un elemento que siempre salta a relucir es que en un Mac no es necesario un antivirus, a menos que se instale Windows mediante BootCamp o algún sistema de virtualización como Parallels o VMware Fusion.

Aunque existen antivirus para Mac OS X, la gran mayoría de usuarios no tienen ninguno de éstos instalados en su computador, porque sencillamente no le encuentran ninguna utilidad a tener una aplicación inútil que esté consumiendo recursos que podrían utilizarse de otra manera mucho más provechosa. Y probablemente tengan razón, por lo menos por ahora.

La cantidad de virus existentes para Windows es de lejos mucho mayor a la que existe para Mac. ¿Por qué? No es debido a que Mac OS X sea indescifrable para quienes crean los virus —como si el sistema operativo de Apple hubiese sido creado por seres superiores como parecía indicar quien me vendió el computador— sino simplemente que es menos vulnerable por una cuestión de efectividad: es mayor la cantidad de usuarios de Windows que de Mac lo que hace que los desarrolladores de virus busquen afectar a la mayor cantidad de usuarios posibles que son los que utilizan el sistema de Microsoft.

Sin embargo, la cantidad de usuarios de Mac OS X ha venido en aumento —probablemente desde la aparición del iPod— y aunque todavía no llega a disputarle “el trono” a Microsoft, este aumento puede —en caso que su número llegue a representar un pedazo considerable de la “torta”— terminar perjudicando la seguridad del sistema. De esta manera, lo que ha hecho invulnerable al sistema de la compañía de Cupertino —su poca cantidad de usuarios— podría desaparecer y el sistema operativo pasaría a ser objeto de múltiples amenazas por parte de los desarrolladores de virus. Desde luego, esto no deja de ser paradójico dado que mientras Apple depende de la venta de sus productos, —y ha empleado numerosas campañas para mostrar que sus productos son mejores que los de la competencia— el incremento de usuarios podría ocasionar el desplome del “muro” que hasta ahora ha mantenido a salvo a los Mac de los virus.

Con lo anterior no pretendo decir que si esto llegara a ocurrir Apple no haría nada al respecto, pero creo que el hecho de no tener que ocuparse tanto como Microsoft de las amenazas y de los virus ha permitido que quienes desarrollan Mac OS X puedan ocuparse de otros aspectos que han influido en la experiencia que tiene el usuario final sobre el producto, —al punto que muchos switchers consideran impensable pasarse a otro sistema operativo— algo que no podrían hacer si el sistema tuviera que afrontar una cantidad parecida de amenazas a las que tiene Windows.

votar

Organizadores de documentos: SOHO Notes, Yojimbo y Together

200804272244.jpg 200804272245.jpg 200804272246.jpg

La idea de poseer en una misma aplicación una impresionante cantidad de documentos que podrían utilizarse para un sinfín de propósitos hizo que desde que conocí la existencia de este tipo de programas quisiera probarlos para ver que tal resultaban. Recuerdo que entre los primeros que probé estaba SOHO Notes, una aplicación que desde el principio me gustó por su diseño y por toda la cantidad de funcionalidades que presentaba y que prácticamente lo convertían en una aplicación indispensable por todo lo que ofrecía. Sin embargo, luego de ver en varios foros que se quejaban del soporte que ofrecía Chronos —la compañía detrás de este y otros programas— y las constantes quejas por cobros de $25 por cada actualización cada 6-8 meses empecé a preguntarme si este programa era en realidad tan bueno como yo pensaba. Al final decidí aprovechar al máximo el periodo de prueba y saber por experiencia qué tan bueno y útil me resultaba esta aplicación.

Sigue leyendo

Apple y sus logos

Apple acostumbra, no se desde cuando, a proveer junto con sus productos un paquete de stickers o calcomanías para que el feliz propietario de algún artículo de Apple lo pegue sobre algún objeto y —supongo— de esta manera demuestre su amor por los productos de la compañía. Quizás ver estos stickers por todas partes no se había vuelto algo muy común hasta la aparición del iPod, el revolucionario reproductor de música que desde su lanzamiento se convirtió en el reproductor portátil más popular del mercado. Los stickers con el logo de la compañía de Cupertino pueden encontrarse en cualquier cantidad de productos —desde escritorios hasta automóviles— y Apple parece no molestarse por este hecho; a decir verdad, es como si disfrutara de esta “publicidad gratuita”.

Sin embargo, algo muy distinto ocurre si se quiere utilizar el logo de Apple o de alguno de sus productos dentro de alguna página web para mostrar el aprecio por la compañía o simplemente para comunicar que la página se ha realizado utilizando un Mac. Solo basta ver lo que Apple comunica al respecto para darse cuenta de lo diferente que resulta mostrar el aprecio en el mundo real y en el mundo virtual por la misma compañía, así como notar que mientras que los stickers no vienen con limitaciones de uso ni restricciones de ninguna clase, el uso de alguno de los logos de Apple dentro de alguna página web debe realizarse siguiendo unas estrictas líneas guía para que el usuario del logo —y el propietario de la página— no vaya a terminar con ningún problema judicial.

Posiblemente, debido a esas limitaciones que impone Apple es que las páginas creadas utilizando hardware o software de esta compañía no son tan conocidas en la web aunque por lo que he podido ver en algunos foros, hay una buena cantidad de usuarios de Mac —o maqueros— que quisieran expresar su gusto hacia los productos de Apple y promover su uso en las páginas web de la misma forma como lo hacemos los felices usuarios de Mozilla Firefox. La compañía californiana tiene sus motivos para establecer toda esa reglamentación con respecto al uso de los logos en las páginas web, pero debido a las estrictas condiciones que impone solo ha logrado que muchos potenciales promotores en la web se abstengan de utilizar —por citar un ejemplo— el logo de “Made on a Mac” en sus páginas.

votar